Nuestra historia

 

Retiro 

2008-2011
Nacimos como una de las actividades de la organización social “Perdidos en Retiro” que, desde mayo de 2008 y hasta fines de 2011, compartió una merienda semanal con personas en situación de calle en la zona de Retiro de la Ciudad de Buenos Aires. Durante esos años, construimos vínculos de amistad y de confianza con lxs chicxs, adolescentes y adultxs en las meriendas. Desde allí, nuestras acciones se fueron ampliando y consolidando: realizamos distintos acompañamientos y articulamos con diversas organizaciones e instituciones. A partir de estas actividades y del fuerte vínculo creado en Retiro con las mujeres en situación de calle, empezamos a generar un espacio de contención y aprendizaje en un lugar fijo, por fuera de la volatilidad, inmediatez y violencia de la calle, a fin de realizar un trabajo más comprometido hacia una transformación singular y colectiva. Fue así que formamos un grupo de mujeres y creamos un espacio donde las pibas fueran las protagonistas. 

 

El taller

2011-2015
Este espacio surgió ante la necesidad de tomar la identidad de las mujeres en situación de calle como punto de partida para lograr, singular y colectivamente, nuevos proyectos de vida. De nuestra heterogeneidad y nuestro cuestionamiento del patriarcado y los modos de vida capitalistas, surgió el nombre: “No Tan Distintas”. El taller giraba en torno a una mateada, una actividad lúdica y una cena que preparábamos entre todas. Tenía, además, un espacio de niñez para lxs hijxs de las compañerxs. Las decisiones acerca de las actividades fueron siempre tomadas colectivamente. Algunos temas que vimos: la maternidad, la relación con el cuerpo, las enfermedades de transmisión sexual, los métodos anticonceptivos, la violencia de género, el consumo. Hicimos el taller hasta mediados de 2015, cuando abrió sus puertas el Frida.

 

El Centro de Integración Frida 

2015-2018
En julio de 2015, junto a la organización Proyecto 7 - Gente en situación de calle, abrimos el Centro de Integración Frida, el primero del país en alojar a compañeras cis y trans, travestis y lesbianas con o sin hijxs a cargo. El Frida funciona las 24 horas todos los días del año y cuenta con espacios colectivos en los que lxs compañeras toman las decisiones. Desde un inicio, nuestro objetivo fue que ellas mismxs llevaran adelante el día a día del Centro. En diciembre de 2018, cumplimos ese objetivo y decidimos dejar de ser parte de la gestión del Frida: nuestro aporte activista ya estaba realizado. A la vez que se cerraba esta etapa, surgían nuevos proyectos, hoy en planificación y ejecución. 

 

2019

Desde ese fecha, a la vez que sostenemos nuestros acompañamientos singulares, la lucha como colectiva feminista y por los derechos de las mujeres cis y trans, lesbianas, travestis e identidades no binarixs en situación de calle, estamos abocadas a nuestros nuevos proyectos: las Casas Colectivas, la Huerta Vio