Covid y Poesía


*A UN AÑO DEL SEGUNDO CENSO POPULAR: FUERZA COLECTIVA Y EN RED*

Durante el 25, 26, 27 y 28 de abril de 2019, las organizaciones sociales que luchamos por los derechos de las personas que en situación de calle llevamos adelante el 2º Censo Popular de Personas en Situación de Calle en C.A.B.A. *El objetivo del Censo Popular es conocer cuántas personas se ven obligadas a vivir en las calles*, las condiciones en que lo hacen y los funcionamientos de las violencias a las que están expuestas por la desidia del Estado, que desde hace años se niega a cumplir con nuestra ley, la 3706.
El Censo Popular no solo implica dar con un número (7251 fue el nuestro), sino que *además fortalece los vínculos y las redes* de las personas que padecen esta situación. Las organizaciones que militan en el barrio son las que organizan las recorrida junto con los miles de voluntaries que se suman. Nos ponemos la pechera violeta –para distinguirnos del amarillo del gobierno macristalarretista– y recorremos la ciudad durante varios días, de día y de noche, intentando que no quede nadie sin censar, pero principalmente que nadie quede sin saber que hay una red de organizaciones luchando contra esta masacre que significa vivir en la calle. *Esta fuerza es la que explica que el Censo Popular funcione*. Porque cuenta con una metodología coherente a la circulación de las personas, porque recorren las calles quienes vivieron en la calle, porque también lo hacemos quienes ponemos el cuerpo en el cotidiano y porque ponemos el corazón a disposición. Las instituciones y los organismos de derechos humanos solo acompañan. A veces mejor, a veces peor. A diferencia de 2017, en 2019 no fue posible elaborar un informe preliminar junto a los organismos que procesaron los datos, lo cual no deja de significar una pérdida terrible en términos de información y comparación de los datos. 
*A un año del Segundo Censo Popular, experiencia de constelación entre organizaciones amigas, aliadas y comprometidas con todes les personas en situación de calle, queremos reivindicarla*. Reivindicar su carácter colectivo y popular. Pensar la ciudad en red implica también despatriarcalizar las formas de construir. A la lógica de la pirámide del poder (que es la habilitante de que haya personas sufriendo) hay que contraponerle la lógica de las conexiones con puntos de contacto claves. *Pensarnos como un circuito eléctrico en el que acontece la luz a partir de la interacción de todes*. Dedicamos estas palabras con el corazón a todes les participantes del Primer y del Segundo Censo Popular. *Abrigar Derechos, Asamblea Popular Plaza Dorrego, No Tan Distintas* 

 

mayo/2020 

“Quiero romper todo”, dice una piba de la edad de Camila, al leer que la asesinó su expareja. Otro femicidio que nos aturde, como aturden siempre los golpes del agresor. Hay que romperlo todo, sí: al sistema que nos silencia, golpea y mata.
Tenemos la figura jurídica del femicidio gracias a la lucha, pero no alcanza. No desalienta al asesino. El punitivismo no modifica la estructura profunda del patriarcado. Tenemos botón antipánico, perimetrales, líneas de ayuda, protocolos. Tenemos nuestras redes de auxilio y acompañamiento. Hoy, en el dolor por otra compañera asesinada, sentimos que nada de esto alcanza.
Pero es ese mismo dolor el que habilita la (re)composición de nuestros cuerpos machucados. No nos vamos a resignar ni a abandonar. Vamos a seguir creando más redes, cada vez más fuertes, más sofisticadas, para que la brutalidad de los agresores, de estos gatos zarpados en soretes, quede inhibida.
Los nombres tienen significados antiguos, profundos. Leemos que Camila significa “la que se sacrifica por los demás”. Pero no. Seguimos buscando. Y Camila también significa “quien nace libre”. Nos quedamos con este último significado, rompamos todos los otros. Que nuestros nombres nunca más sean sinónimo de sacrificio.


 

mayo/2020 

YO QUIERO, NOSOTRAS QUEREMOS

Almácigo,
la semilla que brota de la tierra.
Pintamos y 
nos pintamos.
Comemos de nuestra huerta,
la cuidamos.
¿Quién quiere tereré?
Yo – Yo – Yo – todas a la vez.
Pasame el pincel
para el cartel
de la huerta
Violeta Parra.
¿Hay acrílico rojo?
¿Me lo pasás?
Yo te ayudo.
¿Quedó alguna ciruela?
Acá hay.
El orégano de la huerta
El jazmín y la flor azul del costado de la casa.
Los higos de adelante.
Acá podés jugar
en todo este mundo
azul que flota
en un cielo verde.
¿Querés seguir pintando?
Yo quiero, nosotras queremos
dejar la porquería,
otro color.
Choca el sol.

2019.

Poema colectivo "A mí no me contaron"

A mí no me contaron

mis derechos

mi historia

sus negligencias.

A mí no me contaron

la verdad, que hay una ley

que me protege. 

¿Por qué no me contás? 

Nosotras vamos al Censo Popular

que sí nos cuenta

nos escucha y sí entiende

la problemática de la situación de calle,

nos considera como personas

porque no somos solo números.

El Censo Popular nos viene a recordar

que tenemos los mismos derechos que vos

de comer en una mesa

dormir en una cama

darnos una ducha

de vivir en vez de sobrevivir 

pero que no tenemos los mismos privilegios.

Nosotras nos juntamos

porque cada una de nosotras cuenta,

nos contamos y hacemos ruido,

¡y que tiemblen!

Frida, constelación deseante: gracias por estos tres años y medio.

A partir del 1ro de enero del 2019, No Tan Distintas dejó de formar parte de la gestión del Centro de Integración Frida.

El Frida es una institución que aloja a mujeres cis y trans, travestis y lesbianas en situación de calle con o sin hijxs a cargo y que funciona 24 hs todos los días del año. Su mayor potencia es que lxs habitantes y egresadxs participan de la toma de decisiones sobre su funcionamiento. Desde su apertura en 2015, el Frida estuvo a cargo de Proyecto 7 y de nuestra organización, No Tan Distintas.

Nuestro aporte ya está realizado. Para poder construir un proyecto de esta magnitud, hizo falta mucho cuerpo, mucha energía, muchas ganas, mucha convicción, mucho aguante. Nosotras le pusimos todo eso, porque solo así es posible construir un código ético en común, una grupalidad afectiva, una constelación deseante. Ahora, son lxs compañerxs que vivieron o viven y trabajan en el Frida lxs que siguen adelante, lxs que harán todo eso que hicimos y mucho más.

Como toda experiencia nodal y conmovedora, Frida disparó ideas y deseos dentro de nuestra organización. Recuperando las potencialidades, cuestionando las limitaciones y registrando las intensidades que producen este tipo de encuentros, nos proponemos construir otros proyectos que amplíen la red para lxs compañerxs en situación de calle o en riesgo de estarlo.

Sentirnos parte de las luchas feministas nos impulsa a ensayar nuevas experiencias de autonomía y autogestión, que produzcan nuevos diagramas organizativos y nuevos modos de vincularnos entre nosotrxs. Nada de lo que imaginamos hoy podría pensarse si no es desde las alianzas con compañerxs que asumen, a la vez, la lucha contra el patriarcado, el capitalismo y el fascismo, que son lo mismo.

Estos tres años y medio de participación en el Frida están en nuestrxs cuerpxs, en nuestra memoria colectiva, en la sensibilidad para encarnar lo nuevo. Les deseamos toda la fuerza a lxs compañerxs de Proyecto 7, organizaci