Nuestra huerta funciona en Casa Leonor. Entendemos que todo lo que cosechamos es para todes, por eso la huerta es un espacio colectivo y comunitario en el cual toda la organización  participa y colabora. No hace falta vivir en la casa para trabajar la huerta, donde les compañeres cultivan alimentos para elles y para generar un ingreso desde un eco activismo. 

La cosecha de la huerta llega a les compañeres hotelades, internades en comunidades terapéuticas o institucionalizadas. Lo que se produce en Casa Leonor llega a les compañeres que día a día sostienen sus alquileres o sus vacantes de alojamiento. Así lo colectivo conecta singularidades.
Le pusimos Violeta Parra porque en ella constela la figura de un árbol y una flor, porque el violeta planetariza nuestra lucha, porque reivindicamos los activismos LGBT+ y porque la poesía y la música moviliza nuestras cuerpas.